Anafha

54433775_843707205972962_3146008293860704256_n (2)

Anafha es una obra de teatro documental creada a partir del diario de una niña afgana
nacida en Pakistán. Una historia real contada desde los ojos infantiles de su escritora,
la propia Anafha, que comienza a escribir su diario con tan solo cinco años. A los
ocho, emprende el viaje de huida que ha marcado su vida, y actualmente, con trece,
vive en Indonesia y lucha junto a su familia por ser reconocida como refugiada para
poder viajar a otro país en el que, en palabras de ella misma, “existan derechos de la
mujer”.

“Vivir en Pakistán ya no era seguro para nosotros. En Quota, una de las ciudades, los talibanes estaban matando a nuestra gente. A menudo, ponían bombas, especialmente en público, en lugares como el mercado, en la Masjed donde rezábamos, en la escuela, en las universidades, y, a veces, en las calles. No teníamos ningún lugar donde estar seguros, así que decidimos venir aquí. Era lo único que podíamos hacer.”


Sobre la obra

Esta es la historia de una joven afgana a quien llamaremos Anafha para respetar su
anonimato por miedo a represalias.
Anafha actualmente tiene trece años, y desde muy pequeña escribe las memorias de
su vida; unas memorias llenas de la fantasiosa sinceridad que le brinda la visión
infantil de los hechos que han marcado su vida. Una vida que, en vez de vida, podría
perfectamente llamarse huida. Una huida constante a través del tiempo y el espacio.
Un viaje desesperado hacia ningún lugar en particular, porque en la historia de
Anafha, como en la de muchas otras niñas y mujeres afganas, lo importante no es
adónde llegar, sino de dónde escapar.

“Caminé por el bosque en medio
de la tormenta y salí más alta que los árboles”

Durante los relatos de Anafha, podremos ver cómo ella y su familia huyen de algo
que se escapa a nuestro entendimiento. Un “monstruo” que, a pesar de nuestros
esfuerzos por comprender, se diluye ante nuestra mirada. Una sombra que acecha
más allá de las fronteras entre los países y el paso de los años y que, aunque a
veces se materialice en el golpe de un padre machista, la negligencia de una ONG o
la mirada racista de un transeúnte, desde nuestra posición es imposible de discernir
con claridad.
Es por ello que con esta pieza de teatro documento pretendemos servir de puente
entre nuestra realidad y la suya. Conscientes de nuestra incapacidad para entender
su historia, y su imposibilidad para transmitirla, hemos decidido emprender este viaje
de trabajo colaborativo entre Anafha, la ONG Fabricants de Futur, y nosotras, la
compañía Teatro de los Invisibles, para encontrar las herramientas adecuadas y
construir ese puente a través del cual podamos oír su voz de la manera más nítida
posible. Eso es esta obra, un puente entre su voz y nuestra atención.

“Fuimos a un hotel. El hotel era demasiado sucio, la comida también. ¡Ah! No lo puedo ni pensar. Mi hermano se puso enfermo por culpa de ese sitio y de la comida, y yo también. Todos los hoteles de Kabul son sucios, todos.”

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A %d blogueros les gusta esto: