CAMILA VECCO

Camila Vecco, directora del proyecto, es diagnosticada con un trastorno depresivo mayor y, a partir de esto, se dedica a indagar en el teatro como curación. Entra a la compañía de Franklin Dávalos en Lima, Perú, la cual se centra en el teatro del cuerpo y de la performance. Durante los siguientes años, estudia teatro sagrado o teatro ritual en Maguey Teatro, compañía que rescata los rituales pre incas, y en escuelas como la Enana Blanca o Yuyashkani. También ha dado clases de teatro terapéutico a niños en estado de riesgo y a pacientes con trastorno mental.

Ex alumna de las escuelas de Steiner, viaja a Berlín a estudiar Teatro Danza con Erol Alexander. Posteriormente, regresa a Lima y cursa la carrera de teatro en la Universidad Pontífice Católica de Perú, la cual no llega a finalizar, y se traslada a Madrid en el año 2014, donde se forma como actriz en la escuela de Jaroslaw Bielski.


“Todos sentimos, pero los locos, sentimos diferente”


Entre sus trabajos, destaca su labor como asistente de dirección en Psicosis 4.48, de Sarah Kane, como directora y dramaturga de la obra infantil Rescatar el Dolor y como ayudante de dirección en la performance Ambre, de George Marinov. Ha trabajado como profesora en el taller de expresión a través de la pintura en el Hospital Psiquiátrico Emilio Valdizán, como directora de del proyecto Alas al Dolor, obra interpretada por pacientes psicóticos, y en el taller de arte para niños que han atravesado experiencias de abandono y violencia familiar en Casa Hogar Aldea Westfalia, ambos en Lima.

A %d blogueros les gusta esto: